Trabajos/Villae Naevae

Asociación Villae Naevae

Web no oficial de Villanueva del Río

Ruta Jacobea Camino de la FronteraUn_Caballero_files/plantilla%20ruta%20jacobea%20camino%20de%20la%20frontera%206.pdfshapeimage_4_link_0
Encomienda Santiaguista de Villanueva del RíoUn_Caballero_files/justificacion%20escudo%20encomienda%20santiaguista.pdfshapeimage_5_link_0
ObjetivosOBJETIVOS.htmlOBJETIVOS.htmlshapeimage_6_link_0
TrabajosTRABAJOS.htmlTRABAJOS.htmlshapeimage_7_link_0
PueblosPUEBLOS.htmlPUEBLOS.htmlshapeimage_8_link_0
Inicioindex.htmlindex.htmlshapeimage_9_link_0
ContactoCONTACTO.htmlCONTACTO.htmlshapeimage_10_link_0
VídeosVIDEOS.htmlVIDEOS.htmlshapeimage_11_link_0
EnlacesENLACES.htmlENLACES.htmlshapeimage_12_link_0
GaleríaGALERIA.htmlGALERIA.htmlshapeimage_13_link_0
 

       Cuando el Jerezano Tomás Andrés de Gúseme, que actuaba como lugarteniente de su paisano el bailío de Lora Gonzalo Adorno Dávila, emprendió el estudio racionalista de la ciudad sometida a su jurisdicción a mediados del siglo XVII, no pudo menos que prestar atención a una serie de  "despoblados" que se encontraban en los alrededores. Y entre estos espacios yermos otrora habitados contempló en quinto lugar al que "vulgarmente llaman Lora la Vieja, distante de la actual como una legua río arriba sobre la altura". Allí observó numerosos restos de  elementos constructivos antiguos y abundante cerámica, así como una cuenca artificial que luego J. Remesal1 identificaría como un castellum aquae o cisterna de almacenamiento y distribución del agua llegada por acueducto2. Casi siglo y medio mas tarde G.E. Bonsor visita también el lugar, al que califica como "despoblado importante en un cerro situado a tres kilómetros y medio de la orilla izquierda y cinco al sudeste de Lora del Río", y reconoce el mencionado depósito observado por Gúseme así como los otros restos constructivos y cerámica, recogiendo dos estampillas alfareras sobre restos de ánforas: L.V TROPHIMI y ORFS. Para la primera sospechaba entonces un origen que habría que buscar en el alfar de "La Catria", junto a Lora del Río3, apreciación que luego Remesal4 demostró como acertada.

       Las marcas de L. Valerius Trophimus (pues así se llamaba ese como sabemos por una variante encontrada en Trion (L. Valer TROPHIMI < unidas "VAL", "TR", "PHI", y "MI">5) alcanzaron una gran difusión por todo el Occidente europeo. lo que ha permitido a los arqueólogos proponer para ellas una datación que parece coincidir aproximadamente con la época flavia (" 70-90)6. Y esa potencia industrial no parece reducirse a este personaje, pues por la misma época otros Licii Valerii sellaban también las ánforas destinadas a contener el aceite del valle del Guadalquivir. Así, tenemos constancia de L. Valerius Aemi(ilianus?), quien producía envases en el alfar de "Guadalbaida" o "Dehesa de Arriba", aguas arriba, en las cercanías de Posadas7. Otro alfar, en este caso junto al Genil, el de "Casilla de Tarancon", ha proporcionado las marcas de L. Valerius Chae(ris)8 y de L.Valerius Va(leriannus?)9. Tal vez tuviesen su procedencia en las marcas IVCVNDI, L.V.IVCV, Y VIVCVN que han sido encontradas en el alfar de "Las delicias", próximo a Ecija, igualmente sobre el Genil10. Pero la lectura Valerius para la V del nomen no es segura, de igual modo que sucede con la marca coetanéa L.V.AVITI <"AVITI" unidas>11.

           Más próximas en el espacio al personaje del alfar axatiano encontramos a L.Valerius Gal(lus?) en "El Castillo", la antigua Arva12 y al presumible L. Valerius Rio del vecino alfar de "Tostoneras"13. Pero hubo también otro posibles miembros de la familia que produjeron sus envases para el aceite en alfares de la región que hasta ahora no hemos podido precisar pero a los que la topología de las ánforas nos remite de modo seguro. Es este el caso de L. Valerius Terpnus  (marca L.VLERI TERPNI <"VAL", "RI", TE" y "PNI" unidads>) quien en Avenches se fecha en época flavio-trajanea14. Y antes que él pusieron sus sellos a las ánforas L. Valerius SA(...?)15 y L. Valerius Vi(alis?) (marca L.VALE: VIT <"VALE" y "VIT" unidas>, coetanea, encontrada en este caso en el pecio Pôrt- Vendres 216 y dotada por ello en 40-50).

            Resulta llamativo que mientras entre los productores de ánforas olearias de nomen Valerus es muy frecuente el praenomen Lucius en el siglo I, este prácticamente desaparece con mercatores o diffusores del aceite bético, pero nunca con el citado praenomen: C. ValeriusAlexander, C. Valerius Cestus, C. Valerius Epagathus, C. Valerius Eutychus, C. Valerius Silvanus, C. Valerius Fronto, C. Valerius Linus, C. Valerius Onesimus, C. Valerius Paternus, C. Valerius Silvanus, C. Valerius Gallus, Q. Valerius Hermetio, Q. Valerius Niger, y dos de praenomen desconocido: Valerius Ru(fus) y Valerius Severus17.

             Estos, en cambio, parecen mantener continuidad con los comerciantes que en el siglo I transportaban productos variados, tanto aceite, como es el caso de M. Valerius Euphiletus, documentado en Pompeya18, como otros productos. Así, en Pompeya han aparecido también ánforas, en este caso de salazones (Mau-VII), pertenecientes al comerciante M. Valerius Abinnericus19., considerado hispano por J. Andreau20. También es muy posible que comercializase productos hispanos M. Valerius Heliades 21. En Roma conocemos por la misma época a M. Valerius Suavis22, que comercializa también salazones, de igual forma que lo hacen C. Valerius Catullus23 y C. Valerius Barba24. Así pues, mientras la rama de los Licii Valerii parece haberse centrado en los temas relacionados con el envasado del aceite, otras, como las de los Marci y los Gaii (y posteriormente los Quinti), se dedicaron más bien a la comercialización y transporte a largas distancias. De ninguno de los citados conocemos su posible proyección pública al margen de su dedicación económica. No obstante algún miembro de la familia debió participar en los negocios públicos en la región en la que tenían su base de operaciones, y por ello no resulta demasiado llamativo el hecho de que en la vecina Munigua encontremos a L. Valerius Firmus, quien fue duunviro dos veces y financió -en época flavia- la construcción de un templo, un foro, un pórtico, una exedra y el archivo municipal (tabularium), mientras que un liberto de la misma familia alcanzaría más tarde el sevirato en el culto imperial y realizaría una dedicación a la divinidad denominada Bonus Eventus25, como ha puesto de relieve E. Melchor Gil26.

            Respecto a la otra marca hallada por Bonsor en el "despoblado" de "Lora la Vieja", que es la que atrae hoy nuestra atención, los datos son bastantes parcos, pero creemos que no menos interesantes. La verdad es que la marca, tal como la lee el autor Francés, nos es desconocida en otro punto. Pero recientemente el profesor brasileño P.P. Abreu Funari, que prepara un Corpus de marcas de Britannia, tenia la amabilidad de someter a nuestra consideración las estampillas por él recopiladas, entre las que se encontraba una hallada en Londres, sobre un ánfora olearia bética, que lee EXOFQRF y a la que considera una variante de la citada marca ORFS que da Bonsor27 y que habría que leer en consecuencia QRFS. Creemos que tiene razón, y que esta marca bien puede estar haciendo alusión a un esclavo o servus (representado por la S final) que trabajaba en el taller (ex of(ficina)) propiedad de Q.R() F(). Por otro lado, el profesor C. Fabiâo, de la Universidad de Lisboa, se remite, con la gentileza que le caracteriza , otro trabajo igualmente inédito sobre "O Azeite da Baetica na Lusitania", que está previsto que aparezca en el Homenagem ao Professor J.M. Barriâo Oleiro. En este igualmente interesante estudio se corrige una lectura de estampilla hallada en Torre d'Ares, ofrecida por E. Hubner28 como COR.FL.CORNE <"CO"y "NE" unidas> y que una apreciación directa permite interpretar como Q.R.FL.CORNE <"NE" unidas>. El citado autor se inclina, sin seguridad a la vista del fragmento de ánfora, por una datación antonina29.En cambio otra marca, encontrada en ese lugar, si es posible adscribirla con base en dicho criterio flavio-trajaneo. Queda en pie, pues, la duda acerca de su datación, aunque parece bastante claro que se trata de una variante más de las marcas recogidas por Bonsor en "Lora la Vieja"y por Funari en Londres.

           Poco habríamos aclarado hasta aquí acerca del personaje que se oculta tras estas marcas si no hubiésemos podido contar con el apoyo documental de otras fuentes, consistentes en este caso en dos epígrafes sobre piedra que su editor, J. González, estima según un criterio paleográfico- posiblemente revisable- que habría que datar en época flavio-trajanea30.La primera inscripción encontrada  es una estela funeraria, de un tipo no infrecuente en esta zona, hallada en 1978 en la finca "La Rabia" en el termino de Ecija. Nos habla de que una señala la tumba de Briseis, nodriza (nutrix) Q. Rutilis Flaccus Cornelianus, hijo de Quintus, la cual falleció a los treinta y cinco años de edad y por tanto cuando el personaje de referencia era bastante joven, por lo que es de sospechar que el monumento fúnebre que hoy tenemos fue erigido, como prueba del orgullo de un padre -el de Q. Retilius- que tenia bastantes ilusiones puestas en su hijo y que consideraba que era un honor incluso el hecho de haberle dado de mamar.

         Pero la Fortuna ha sido generosa con nosotros en este caso y nos ha deparado una nueva inscripción, asimismo del valle del Genil, que fue sacada a la luz en el "Cortijo Nuevo", a unos 4'5 kilómetros de Osuna por la carretera que conduce a La Lantejuela. En este caso se trata del pedestal cilíndrica de una estatua erigida en honor de Q- Rutilius Flaccus Cornelianus, hijo de Publius y padre del anterior, del que se nos especifica que pertenecía a la tribu Galería y que había alcanzado como tribunus militum de la Legión VIII. No es difícil establecer, por otro lado, una relación directa entre Q. Rutilius Flaccuc Cornelianus (o su hijo) y el personaje que se oculta detrás de nuestras marcas, sobre todo teniendo en cuenta que la adecuación entre esta inscripción y la que figura sobre la ánfora que llegó a Torre d'Ares -y que es bastante compleja- es perfecta. La lectura, por tanto, se puede considerar segura.

          Conocemos, por tanto, dos fincas que debieron pertenecer a nuestro personaje, ambas en el valle del Genil por por encima, río arriba, de la ciudad de Ecija (la antigua Astigi), de la que sabemos, tanto por Plinio como por la arqueología de los alfares productores de ánforas31, que era el punto extremo de la navegación por este río Singilis. Por tanto el alfar que produjo sus ánforas se debía a encontrar a cierta distancia, no sabemos si en el mismo Genil o ya junto a la orilla del Guadalquivir, tal vez en la proximidad de Lora del Río, si atendemos al lugar del hallazgo efectuado por Bonsor. Q. Rutilius Flaccus bien pudo tener intereses económicos en esta zona de igual modo que los debió tener mas tarde (posiblemente en la segunda mitad del II32)el cordobés L. Lucretius Severus, quien es alabado en la inscripción de la base de su estatua por haber alcanzado los máximos honores municipales en Axati pese a ser un forastero (incola)33. No sabemos a ciencia cierta si este personaje tuvo vinculación con el negocio aceitunero, aunque el alfar de "La Dehesilla" (Posadas, Córdoba) nos ha proporcionado la marca L.L.F., cuya lectura más completa la ofrece el Testaccio (L.L.FESTINI)34 y que se puede fechar en Ostia en el siglo II 35. Podría tratarse de otro L. Lucretius, posiblemente coetáneo y emparentado con el que vemos en Lora36. Pero es seguro que otros incolae habían tenido sobrados motivos de reconocimiento para honrar, junto con los municipies, como patrono a un personaje axatiano, C. iuventius Albinus, que fue douvir de la ciudad37 y que estuvo con seguridad ligado a la producción de ánforas para envasar el aceite, como prueban con claridad sus marcas, de mediados del siglo II, halladas especialmente en el alfar de "Casilla de Malpica", sobre el Genil38

        Llama la atención de J. González el hecho de que el caballero Rutilius Flaccus perteneciese a la tribu Galeria, lo que le lleva aceptar la existencia en la colonia Genetiva Iulia Urso (Osuna) de ciudadanos adscritos a las tribus Sergia y Galeria. No vamos a entrar a discutir dicho asunto. Sólo apuntaremos que este señor parece haber poseído  fincas dispersas en el territorio de varias ciudades sin que tengamos motivos para adscribirlo a una mejor que a otra. Su caso, después de todo, no es diferente del de C. Rocius Rocianus que también fue tribunus militum y vivió en Córdoba a mediados del siglo II39. El nombre de Rociuss Rocianus ha aparecido en un rótulo pintado, correspondiente a un control fiscal, como productor del aceite que contenía un ánfora bética que terminó en el fondo del mar en el golfo de Fos40. Y el testaccio nos dice que Rocianus producía en el año 149 en la zona de control de Astegi41, sin que por ello haya que adscribirlo a Ecija. En cuanto a nuestro Rutilius, podríamos señalar que una inscripción incompleta de El Carpio (Córdoba), dedicada a Iupiter Optimus Maximus, contiene el nombre de un Q. Rutil[ius]42, dándose el caso que en otro epígrafe de la misma ciudad, el funerario de L. Acilius Barba y su ilustre familia, ofrece como identificadora a la tribu Galeria, muy normal en la vecina Corduba. Pero lo que quizás ofrezca más interés es el hecho de que en la propia Torre d'Ares, donde se encontró la marca Q.R.FL.CORNE, apareció en 1866 una basa de estatua dedicada por una serie de amici43 a T. Rutilius Tuscillianus, de la tribu Galeria, hijo de Q. Rutilius Rusticinus y nieto, por vía femenina, de T. Manlius Martialis44. Otra basa, encontrada al mismo tiempo, nos indica que estos T. Manlii, que ocuparon el duovirato o suprema magistratura de la ciudad de Balsa, pertenecían, como era de esperar, a la tribu Quirina. Un hecho destacable es también que entre la cohorte de amici (con clara abundancia de libertos) se encontrase un P. Rutlius Antigonus, con un nombre personal Publius que nos remite al del padre de nuestro Q. Rutilius Flaccus Cornelianus45, representado en la marca aquí encontrada. Son demasiadas coincidencias como para arriesgar una hipótesis de relación familiar y comercial: Q. Rutilius Rustcinus podría ser hermano de Q. Rutilius Flaccus Cornelianus, habiéndose unido en matrimonio a una hija ilustre balsense T. Manlius Martialis, de la que que tendría un hijo llamado T. Rutilius Tuscilianus. Las relaciones entre las dos ramas de la familia no se romperían, y prueba de ello podría ser esa ánfora olearia producida en los talleres béticos de los Rutelli46, cuyos pariente, definidos por el cognomen derivado Rutilianus o Rutiliana,  aún mantenían la producción de aceite a mediados del siglo II, como testifican sendos tituli picti o rótulos del Testaccio47. La presencia de Rutilii también en Lisboa ( la antigua Olisipo), donde es normal la pertenecía a la tribu Galira, pone un punto más de interés al posible origen primero de esta familia y su posterior difusión48.

          Por otro lado y volviendo a la inscripción de El Carpio49, aguas arriba de Córdoba, tal vez no esté de más señalar que la dedicación a Júpiter la realizan Q. Rutilius y L. Aelius con sus hijos (cum filius suis), lo que parece estar indicándonos una relación familiar entre estos. Reacuérdese al respecto la marca GNAC encontrada en el "Embarcadero" de Peñaflor, la antigua Celti, cuya lectura se puede completar con ejemplares de Fins d'Annecy (CN.AECO) y Trinquetaille (CN.AEC)50, así como otro de Thamusida (GNAECOR)51, y que se puede datar según su posición en el Testaccio (posiciones C y F) hacia 146-161. Mayet estima que la restitución más probable nos da el nombre de Gn. Ae(lius) Cor(nelianus). Un personaje de tal nombre aparece como productor en un titulus pictus52 del año 154 y con control de Astegi.

           Finalmente señalaremos que no es Q. Rutilius Flaccus Cornelianus al único caballero de este nomen que conocemos en tierra andaluza. Recientemente A. Caballos Rufino ha publicado un epígrafe de Itálica que nos habla de M. Rutilius Cosinius M.f. G[allu?], quien fue procurator patrimonii provinciae Baeticae53, respecto al cual J.M. Matias Ojeda54 nos dice que, "por la Septimio Severo, aspecto corroborado por el análisis paleográfico". Si este funcionario, encargado del patrimonio imperial en la Bética y con un sueldo anual de 200.000 sestercios, tenia alguna vinculación familiar con los ricos propietarios de la tierra antes mencionados es algo que, de momento y a falta de mejor documentación, ignoramos.

           Podemos concluir señalando, una vez más, la importancia estratégica desde el punto de vista comercial de la región axatiana y las posibilidades, entrevistas hace ya bastante tiempo por C. Castillo, que la epigrafía anfórica ofrece para el establecimiento de relaciones económicas y sociales entre diferentes familias de la Bética y de fuera de ella, lo que explica desplazamientos de personas y estrechamientos de vínculos tendentes a reforzar la posición de lo más importante aun en un mundo como éste: la familia, base de cualquier poder y marco indispensable de todo sistema de relaciones.


Publicado en Revista de Estudios Locales. Lora del Río, 6, 1995, pp.7-11

1-  T.A. de Gúseme, en Noticias pertenecientes a la historia antigua y moderna de Lora del Río, Alcolea de Río, Setefilla y Arva, en Andalucía, (1759?), publicado con comentarios de J. Remesal en Lora del Río, 1981, citado aquí en p. 70.

2-  J.M. Ruiz Acevedo y F. Delgado Béjar. El agua en las ciudades de la Bética, Ecija, 1991,pp 49-51.

3-  G. E. Bonsor, Expedición arqueológica a lo largo del Guadalquivir (1889-1901), Ecija, 1989, pp51 y 126.

4-  "La economia oleíca de la Bética: nuevas formas de análisi", AEspA, 50-51, 1977-1978, pp. 50-51, n1 75.

5-  M.H. Callender, Roman Amphorae with index of stamps, Londres, 1965, n1 969.

6-  Véase al respecto nuestro trabajo "E conjunto alfarero de la Catria. Una reconstrucción", en Minius, 1, 1992,pp, 112-113.

7-  M. Ponsich, Implantation rurale antique sur le Bas- Guadalquivir, II, Paris, 1979, pp, 149-154. La marca L VALE.AEM <"VALE" y "AEM" unidas> fue encontrada sobre una ánfora tipo Dressel 20 en Nimega, cuyo campamento legionario fue ocupado entre 71 y 103, según P. Stuart, "Gewoon aardewerk uit de Romeinse legerplaats en de bijbehorente grafvelden te Nimejen", Beschijving van de verzamelingen in het Rijksmuseum G. M: Kam te Nimejen, 6, 1977, p, 96, n1 31. Esta datación parece confirmada por otro ejemplar de Fos, publicado por G. Amar y B. Liou, "Les estampilles sur amphores di golfe de Fos (II)", S.F.E.C.A.G., Actes du Congrés de Lezoux, 1989, pp. 196-197, n1 268.

8-  L.VAL.CHE <"VAL" Y "HAE" unidas>, recogida por Ponsich, Implantation rurale antique..., II,p. 67. En Avenches L. VLACHAE se fecha hacia el reinado de Trajano, según S. Schüpbach, "Avenches: Contribution à la connaissance de la chronologie des estampilles sur le amphores á huile de Bétique", Actas del II Congreso Internacional sobre Orucción y comercio del aceite en la Antigüedad, Madrid, 1983.p. 355.

9-  L VAVA?, hallada por Ponsich y desconocida en otro punto.

10-  La útima ha sido hallda por P. Sáez y S. Ordoñez Agulla en Marzo de 1994. Un ejemplar, mal leído (IVIVCV  por LVIVCV) de kis Castra Praetoria (CIL XV, 2960) permite datarla como mucho a mediados del siglo I d.C.

11-  M.H. Callender, Obra citada, n1 963 d, donde la lee L.V.ANTI <"ANTI" unidas>. El Schtügel de Windisch, donde se encuentra la marca, se puede datar entre 30 y 100 aproximadamente.

12-  Marca L.VA.GAL <"VA" y "AL" unidas encontrada por M. Ponsich, Implatation rurale antique sur le Bas-Guadalquivir, I, Paris, 1974,p,  156?.

13-  Dos ejemplares de la marca L.V.R.P fueron recogidos aquí por Ponsich; de ella sólo conocemos un paralelo incompleto en Augst ([L]V.RP, estudiado por St. Martin-Kilcher. Die römischen Amphoren aus Augdt und Kaiseraugst, Augst, 1987,p. 14o, donde se data hacia 70-130, el ejemplo de Vieux-Poitiers (LVR.P) (CIL XV), 516 y la variante del Testaccio de Roma (CIL XV, 3231): L.VA.RP. En Carlisle se conoce la variante LVRPOR <"VR" unidas>, datándose entre 100 y 150, dato que conocemos gracias a la amabilidad del profesor P.P. Abreu Funeri. La letra P del final creemos qua hace referencia a un portus. Variante suya podría ser L.VARIONIS<"RI" y "NI" unidas>, con cuya datación coincide, pues un ejemplar de Colchester, anterior al año 65, se encontró sobre un ánfora D-20 (Callender, obra citada, n1 974). En ese caso se trataría de una marca de L. Valerius Rio, aunque este cognomen resulta bastante singular.

14- S. Shüpbach, "Avenches: Contribución á la connaissance de la chronologie des estampilles sur les amphores á huile de Bétique", IIAA,1983,p.359.

15- La marca L.VAL.SA <"VAL" unidas> pertenece con seguridad al siglo I, posiblemente de la primera mitad a juzgar por lod tituli picti CIL XV, 3226 y 3686 de los Jardines Torlonia y los Castra Praetoria respectivamente. St. Martin.Kilcher, Die römischen Amphoren aus Augst und Kaiseraugst, Augst, 1987, p. 140, fecha un ejemplar de Augst hacia 30-70.

16- Archaeronautica, 1, 1977,p. 31.

17- G. Chic García, Epigrafia anfórica de la Bética. II, Sevilla, 1988, pp. 41-43.

18- CIL IV,9611.

19- CIL IV, 5611-5621, 5630, 5764-5765.

20- Les affaires de Monsieur Jucundus, Roma, 1974, p. 232.

21- CIL IV,5910-5911, 5622-5624.

22- CIL XV, 4757.

23- CIL XV, 4756.

24- CIL XV, 4766.

25- F. Collantes de Terán y C. Chicarro de Dios, "Epigrafia de Munigua (Mulva, Sevilla)", AEspA, 45-47, 1972-1974, pp.336-337, 341-342.

26- El mecenazgo cívico en la Bética, Córdoba, 1994, p. 66.

27- Expedición arqueológica a lo largo del Guadalquivir, lám, XXXIV, n1149.

28- CIL II, 6254.14.

29- C. Fabiâo, "As ânforas", en J.U. Smit Nolen, Cerâmicas e vidros Torres de Ares, Lisboa, 1995, p. 28, n, 25.

30- "Urso: tribu Sergia o Galeria?", Estudioa sobre Urso. Colonia Julia Genetiva, Sevilla, 1989, pp. 133- 153.

31- Cf. G. Chic García, La navegación por el Guadalquivir entre Córdoba y Sevilla, Ecija, 1990.

32- E. Melchor Gil, obra citada, p. 127. Vease también la p. 121, nota 50.

33- CIL II, 1055.

34- CILXV, 2972.

35- C. Panella, I contenitore oleari presenti ad Ostia in etá antoniniana, Actas del II Congreso Internacional sobre Producción y comercio del aceite en la Antiguedad, Madrid, 1983, p. 240.

36- Otros miembros de la misma gens pudieran ser los que ocultan tras la las marcas, algo anteriores en el tiempo, P.L.S (encontrada por Funari en Caerleon, donde la data con Ptuj (Poetovio), donde se le propone una datación anterior a la mitad del siglo II ( M. Kelemen, "Roman Amphorae in Pannonia III", Acta Archaelogica Academiae Scientarum Hungaricae, XLII,1990,p.185-186).

37- CIL II,1054.

38- G.Chhic García, Epigrafía anfórica de la Bética. I, Sevilla, 1985, p. 44.

39- J.F. Rodriguez Neila, "Aportaciones epigráficas, I", Habis, 14, 1983, pp. 162-169.

40- B. Liou y R. Marichal, "Les inscripcrions peintes sur amphores de L'anse Saint-Gervais á Fos-sur-mer", Archaeonautica, 2, p. 128, n1 16.

41- CILXV, 3871.

42- CIL II, 2187.

43- Sobre este tema puede verse el trabajo de J.M. Serrano Delgado, "La aportación de la epigrafía para el conocimiento de la amicitia-relación de dependencia en el Alto Imperio", Habis, 18-29, 1987-1988, pp. 344-364.

44- CIL II, 4989.

45- En Cádiz encontramos a otro individuo de un carácter similar a éste: se llamaba P. Rutilius Syntrophus y no indica filiación en un epígrafe en el que se denomine a si mismo marmorarius: CIL II, 1724. Ignoramos si era un liberto de la misma familia.

46- La zona costera algarveña era mala productora de aceite y ello explica los diversos testimonios de importación de aceite bético en la zona, como señala C. Fabiâo, "Gaarum na Lusitania rural?. Alguns comentarios sobre o provoamento romano do Algarve", Studi Historica. Historia antigua, X-XI, 1992-1993,P. 244.

47- CIL XV, 4213, DEL AÑO 149, Y 4450. Un sello luniforme de bronce, apropiado para marcar ladrillos o dolia, con la indicación Q. Iuli Rutiliani, fue hallado en las proximidades del alfar de "Remolino", proximo a Palma del Río (Córdoba), y fue publicado por A. U. Stylow, "Epigrafía romana y paleocristiana de Palma del Río. Córdoba", Ariadna, 5, 1988, pp. 129-130. A.M. Canto, en Hispania Epigraphica, 2, 1990, n1 352, propone su datación en los siglos I o II.

48- Cf. CIL II, 315: epígrafe funerario, con dedicación a los dioses Manes, de L. Rutilius Severus, de la tribu Galeria. Véase también AE, 1950, n1 258.

49- CIL II, 2187.

50- CALLENDER, N1 402.

51- F.Mayet, MEFRA, 90, 1978, p. 368.

52- CIL XV, 3956. Véase también Atti Corneliani (CIL XV; 3954 y 3955) en Epigrafía anfórica de la Bética. II, p. 92.

53- "Un nuevo procurator Augusti de la Bética", Actas del II Congreso Peninsular de História Antiga, Coimbra, 1993, pp. 715-740.

54- El servicio administrativo imperial ecuestre en la Hispania romana durante el Alto Imperio. I. Prosografia, Sevilla, 1993, pp. 66-68.

Genaro Chic García
Universidad de Sevilla

Un caballero romano en tierras de Lora del Río