Parroquia Santiago el Mayor/Presentación


Parroquia Santiago el Mayor

de Villanueva del Río (Sevilla)

 

Historia del edificio Parroquial

  El fuerte carácter del templo se aprecia tanto en las ventanas interiores como en las exteriores. Estas últimas se abren, dos en la cabecera y una a los pies, y presentan formas de herradura peraltada y lobulada. Las ventanas interiores se abren sobre las albanegas de los primeros pilares de la iglesia y son de herradura de alfiz. A los pies del templo se halla la torre, típica torre fachada de tres cuerpos y un remate, siendo los dos primeros cuadrados y el tercero poligonal.

Edificio mudéjar de tres naves separadas por pilares que sostienen arcos apilados. La cubierta de un bellísimo alforje de la época de la construcción de la iglesia, que puede datarse a comienzos del S.XIV.

    El templo carece de ábside, pero la capilla del bautismo, que se halla a los pies actuales muestra una cubierta de bóveda de crucería, lo que hace pensar, que la primitiva cabecera de la iglesia estaba situada a los pies actuales.  El cambio se produjo probablemente al construir la torre en el S. XVI, lo que originó la destrucción de la cabecera. Del S. XVI datan las dos portadas, de los pies y la epístola, siendo la del Evangelio una de las primitivas, es decir de arco ojival y alfiz.

En la noticias de arquitectura (1.761-1.780) aparece, en fecha 17-III-1766, el provisor y vicario general del arzobispado, da licencia a favor de Don Juan José de la Espada, administrador de los diezmas secuestrados, para la obra de la iglesia parroquial de la villa de Villanueva del Río, para tomar a tributo la cantidad de dos mil ducados con que sufragar los gastos de los reparos en la torre y fábrica de dicha iglesia, valorados en treinta y tres mil seiscientos cincuenta reales, siendo maestro de dicha obra Don Joaquín de Herrera.


Afectaron las obras de la restauración del cuerpo de la iglesia, tajados y torre, en un coste de apreciado inicialmente de veinte mil reales. Dada la pobreza de la fábrica, se sufragó con el tercio de los diezmas, aprobándose dicha intervención por el cabildo, el 30de Enero de 1.765 (archivo de la Catedral de Sevilla. Autos de la Diputación de los Negocios. 332. Libro 14. 1761-1781. Folio 35). El artesano es uno de los mejores de la provincia.

En el templo se encuentran unas vigas de madera tallada que se incrustan en las arcadas cercanas al presbiterio, que probablemente sirvieron para cargar lámparas y corresponden a la primitiva construcción. A fines del S.XV podría fecharse el púlpito de hierro forjado con decoraciones geométricas.